De las Artes Gráficas a la Fotografía

De hace un tiempo a esta parte he visto cómo mi trabajo ha ido evolucionando a causa de las necesidades de mis clientes, he ido cambiando métodos e implementando cosas nuevas.

Hace unos meses me planteé cambiar mi web… pero, ¿cómo la enfocaría? Quería mostrar los cambios que estaban ocurriendo… mi evolución.

Entonces eché la vista atrás… muy atrás…. 😉

Hace ya muchos años que comenzó mi andadura por el mundo de las Artes Gráficas, allá por 1996… Comenzó casi que por azar… Recién acabados los estudios… no encontraba trabajo de lo mío.. ¿Qué podría hacer? Después de mucho pensar y valorar nuestras opciones decidimos meternos en el mundo de las Artes Gráficas… imprenta, papelería y copistería. Mucha maquinaria, mucha inversión pero también muchas ganas de trabajar e innovar en la zona. En seguida tuvimos que ampliar espacio y más máquinas. Sin duda acertamos!!!

Por circunstancias de la vida tuve que dejar este negocio y dedicarme en exclusiva al diseño gráfico, siempre vinculado con las Artes Gráficas. Así fueron pasando los años, pero desde hace relativamente poco ha entrado en mi vida un nuevo mundo, una nueva savia en mis venas, algo que ha irrumpido de tal manera que está cambiando mi vida y mi trabajo día a día. Esa nueva droga se llama FOTOGRAFÍA.

Todo comenzó por un amigo… algo muy típico… y al que hoy le doy las gracias por haberme metido esto en vena. Yo antes ya tenía mi camarita compacta, de las primeras digitales que había, qué caras eran por cierto!!!

Con la compacta era apretar el botón y ya… lo que saliera. Pero un día pusieron en mis manos una réflex… Qué pasada!!! Ahí cambió mi visión completamente… era otro mundo… lo que se veía a través de ese prisma era muy distinto de que lo que yo veía en la mini-pantalla digital de mi compacta. Había algo totalmente diferente… y cuando las veía en el ordenador… Uffff!!!

¿Qué tenían aquellas fotos que eran tan diferentes de las mías? La verdad que absolutamente todo era diferente. Colores, nitidez, profundidad de campo, aquellas atmósferas… Yo quería hacer esas fotos… Yo quería conseguir hacer todo aquello… pero ¿cómo?

Y aquí fue cuando di el paso definitivo… me tiré a comprar mi primera réflex… una Olympus E-500 con dos objetivos y un flash de zapata (que ni sabía lo que era). Madre mía!!! Y ahora, ¿qué hago con esto? Si no sé ni para que sirven tantos botones!!!

Había que comenzar a investigar… estudiar… probar… Cuanto más ahondaba en el tema más me gustaba… no importaban las horas que echara. Cursos, horas delante del ordenador, estudiarse el manual de la cámara… comenzar a entender los parámetros, qué eran, para qué servían y cómo se utilizaban…

Hasta hace pocos años sólo utilicé la fotografía como hobby, para escapar de la rutina y desconectar… guardar buenos y nítidos recuerdos de los viajes, de los buenos momentos… Pero un día me surgió un problema con un cliente… las fotos que me entregaba para hacerle un pequeño catálogo no eran como a mi me gustaría que fueran, y me di cuenta que esto me ocurría con más frecuencia de lo que hasta entonces pensaba. Ahí me comenzó a rondar una idea por la cabeza… ¿Por qué no hago yo las fotografías? Yo sabía cómo las necesitaba para hacer el catálogo y no perdería el tiempo en retocar lo que otros hacían. Estaba terminando de hacer el trabajo de otra persona y no me pagaban por ello… ¡NO! Esto no estaba bien.

Hablé con el cliente y llegamos a un acuerdo para el siguiente catálogo… ¡¡¡las fotos las haría yo a mi manera!!! Ese fue el comienzo… ese fue el inicio de mi andadura profesional en la fotografía.

Hoy miro hacia atrás, veo esas fotos y… sólo me puedo reír y dar gracias de que he mejorado muchísimo y que espero seguir mejorando día a día. Porque en esto, como en todo, nunca se deja de aprender.

En esta nueva web he querido reflejar precisamente esa evolución, el paso de las Artes Gráficas a la Fotografía, haciéndola mucho más visual, en la que se note que estoy yendo más allá… que estoy evolucionando… cambiando… cogiendo un nuevo camino… La FOTOGRAFÍA.